La envidia en CrossFit: El deporte nacional por excelencia

envidia-crossfit

Vivimos en un país en el que la envidia mueve pasiones y su fuerza mantiene viva la llama de las conversaciones. Hablan los celosos, pero también los que se sienten envidiados, estos últimos con pecho henchido.

Y en el CrossFit pues no iba a ser menos. Porque aunque yo, como ya sabréis, soy un fiel defensor de nuestra comunidad y creo en ella y en los valores que promueve y persigue… pues también soy miembro de un box y tengo redes sociales. Es decir, no es que vislumbre la envidia, es que en ocasiones puedo olerla, saborearla y hasta palparla.

Este sentimiento nace siempre de la falta de confianza en uno mismo. No lo dudes nunca, es sinónimo de debilidad. Pero por desgracia también es un arma, y de las peores. Porque no mata, pero mutila. Daña y deja herido. Es difícil de curar y sus consecuencias son palpables en el tiempo durante largos periodos. Pero hay dos tipos de envidia.

Los celos, el gran mal de cualquier box

La codicia en un box de CrossFit es como el magnesio. Deja rastro allá por donde pasa, mancha y a la larga se descubre al que ha ensuciado porque no puede evitar recrearse en mirarse las manos.

En ocasiones se nos olvida que somos compañeros y es que no hay nada más sencillo que opinar destructivamente:

  • Ha acabado el primero porque nunca va en RX
  • Va en RX, pero se come repes.
  • Si yo hiciera butterfly pull ups también acabaría antes como ella.
  • Claro, entrena 5 días a la semana, así está de tocho.
  • 300 euros en ropa y las dominadas con gomita.
  • Con los kilos que le sobran normal que no haga 3 burpees sin resoplar.

Y esto son solo una mínima muestra de lo que puedes oír un día cualquiera, o peor, lo que puedes pensar.

Y lo peor no es que lo pienses. Sino que esa energía que estás malgastando en fijarte en su técnica, buscando el fallo, en contar sus repes, en despreciar su esfuerzo… no vale para nada.

¿Sabes eso de que la energía ni se crea ni se destruye sino que se transforma? Pues aquí no hay leyes de física que valgan. Esa energía la estás haciendo desaparecer en el vacío.

Toda esta energía desperdiciada va en tu contra. Te genera una sensación en el cuerpo que no es agradable y que no va a hacer que mejores en técnica, pesos o tiempos.

Incluso has de tener cuidado porque puede ser contagiosa y generar grupos de envidia es peor que crear grupos de WhatsApp (ojo que también los hay de celosos, pero ese es otro tema).

La envidia sana del buen crossfitero

¿Envidia buena? ¿Puede existir eso? Puede, y debe. Si hay algo bonito en el deporte, en su mayoría al menos, es la posibilidad de su existencia. Es anhelar lo que hace o consigue otro pero desde el punto de vista del reconocimiento al esfuerzo y desde el afán de imitación del otro para conseguir una mejora propia.

Yo envidio con todas mis fuerzas la capacidad aeróbica de algunos compañeros, la calidad de la sentadilla de algunas compañeras, el tesón por las horas de trabajo de mis coachs y el afán de superación de los más mayores del box.

Yo cojo esos celos, los agarro fuerte y me los trago. Los saboreo y trato de no olvidarlos. Cuando bajo en sentadilla recuerdo su olor. Cuando no me apetece ir a entrenar intento palparlos con la lengua. Los miro como a la foto de una novia el soldado en la trinchera cuando pienso por un segundo “no puedo más”… Entonces esa energía cobra sentido y fuerza. Y una pequeña llama enciende un motor extra que me da un ligero pero definitivo empujón.

En el box o en tus redes sociales mira, busca y recréate en la envidia de ver a otros mejores o mejorar en CrossFit. Y procura no olvidar ese sentimiento. Pero ten cuidado y no lo confundas con la primera parte de este artículo, la línea es fina, gris y fácil de cruzar.

¡Nos vemos en el box!

Compartir a través de:
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email
Share on Whatsapp
Whatsapp

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Titán Fitness SL
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal, excepto a Gmail (Google LLC), proveedor de correo electrónico (acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield), y, en el caso de que lo utilice, a Smartupss.com, servicio de chat online (UE).
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.