Un WOD de Crossfit vale más que mil palabras

crossfit-wod

Voy a intentar definir en qué consiste esta práctica a través de un wod de CrossFit. Así que prepárate porque el crono ya ha empezado la cuenta atrás: 10, 9, 8…

Eso es, mira el crono, el CrossFit es como esos segundos que van pasando. Si no haces nada con ellos los pierdes, y yo que tú no me perdería la oportunidad de probar el CrossFit.

 

Ahora respira y focaliza. Deja fuera todo lo ajeno al box: el ego, tu trabajo, tu mal día, esa llamada que esperas o que debes hacer, los 70 mails sin leer y la foto para Instagram… Déjalo fuera y llena ese espacio con tu cadencia al respirar y con movimientos técnicos precisos y continuados.

Agarra el metal. Ya sea la barra de dominadas, el asa de la kettle o la barra olímpica. Siente ese tacto, duro y frío al agarre, pero a la vez firme y decidido. Así es como debes desarrollar el wod, frío, con decisión, y firme para dar lo mejor de ti cada minuto.

No te emociones, todos empezamos ansiosos por darlo todo pero eso no significa ir a lo loco. Aprende a dosificar tus fuerzas para que la intensidad sea constante. Con el CrossFit es igual, de nada vale ir 7 días seguidos o coger más peso del debido, si con ello vamos a llevarnos a casa una lesión que nos va a impedir seguir entrenando con normalidad. Lo importante es irte vacío pero poder volver mañana. Y con esto ya estamos en la mitad del wod.

A estas alturas ya te has planteado tirar la barra. Decir que esto no es sano, que no puede ser para ti y que mañana no vuelves. Pero entonces durante un microsegundo dejas de pensar en repes y kilos y recuerdas que eso solo dura un rato, que es a lo que has venido y que no te vas a ir pensando “pude dar más”.

El WOD en CrossFit

 

Y sacas al Crossfittero que llevas dentro. Ese que no se rinde, al que no le importa la distancia sino llegar a la meta, el que si al mirar el crono este sigue corriendo él sigue moviéndose, el que se repite “una repe más”, el que se consuela con “ya no queda nada para descansar”, al que le duelen los callos abiertos pero vuelve a colgarse de la barra…

Y es ahí cuando renacemos. Cuando tras dar el máximo apretamos un poco más. Porque no lo sabíamos pero teníamos dentro mucho que ofrecer, retos que superar y límites que no eran tales. Y eso lo aprendemos en ese momento en que decidimos dar todo de lo que somos capaces. Y convertimos el estrés, los malos rollos, las ganas de superarnos, la rabia, el descontento y muchas otras cosas en fuerza, en potencia y en decisión.

Pero el crono sigue en marcha y tú ya sabes que no vas a detenerte hasta acabar. Ves como tus compañeros gritan “¡Tiempo!” y tú solo piensas que “si ellos pueden yo también”.

Debes saber que el wod de CrossFit siempre es duro. Las repes se acumulan igual que lo hace el cansancio y el ácido en los músculos. El sudor empapa todo, tu respiración se entrecorta y parece no haber aire suficiente. Pero esos mismos compañeros se acercan y te gritan. Te gritan que tú puedes con eso y más. Que esa barra no se va a levantar sola porque tú vas a hacerlo una vez más. Te cuentan las repes en alto para que focalices en hacer y no en pensar. Te arropan sin tocarte y entonces el aire que te faltaba ahora se vuelve menos denso y respiras mejor.

El sudor, que te empapa como el mar, es ahora cruzado por ti a toda vela, porque tienes detrás a todo un equipo que te anima sin descanso. Su aire es tu aire. Tú no puedes decepcionarlos, no puedes decepcionarte. Esta es la mejor parte, esto que estás viviendo es puro CrossFit.

Y por fin esa palabra se escapa de tus labios. Bien como una exhalación apenas audible mientras te derrumbas por el suelo, bien como un grito que hace temblar los racks mientras tratas de introducir el máximo aire en tus pulmones. ¡TIEMPO!

Ya has acabado. Has cumplido con lo que debías hacer. Tus compañeros te saludan y tú a ellos, es el reconocimiento del trabajo bien hecho. Recoges el material, el orden es primordial. Y apuntas tus tiempos y pesos en la pizarra, eso te servirá para llevar un control porque aquí venimos a mejorar.

Y por último te despides, pero nunca con un adiós porque esto engancha y mucho.

¡Nos vemos en el box!

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Titán Fitness SL
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal, excepto a Gmail (Google LLC), proveedor de correo electrónico (acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield), y, en el caso de que lo utilice, a Smartupss.com, servicio de chat online (UE).
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.