CrossFit como estilo de vida

crossfit-estilo-de-vida

Si somos realistas, pese a ser una marca comercial, el CrossFit se ha convertido en un estilo de vida para muchos de nosotros. Una marca que incluye un deporte, una forma de hacer ese deporte, a una comunidad de deportistas y mucho merchandising detrás. El CrossFit es un negocio.

Pero esto no tiene porqué ser algo negativo si se gestiona bien. Nunca será perfecto porque para gustos, colores. Pero de momento la comunidad crossfitera está más o menos de acuerdo en la forma de llevarse a cabo esa gestión. Siempre hay temas delicados como las tarifas de afiliados, las estrictas reglas sobre el uso de la marca o la forma de clasificación o cobertura, pero creo que es lo normal en marcas de ámbito mundial.

¿Qué es el CrossFit?

El CrossFit también es un deporte, es eso que hacemos cuando vamos al box. La mezcla de ejercicios funcionales y variados practicados a alta intensidad con otros deportes como gimnásticos, halterofilia, calistenia, carrera, Trail ¡o lo que se le ocurra a tu coach! Pero también es la forma correcta, ya que en CrossFit hay unos estándares propios que cumplir y eso sí nos diferencia de otros.

CrossFit es su comunidad, su gente, la que va al box, y esto incluye coachs, fans, atletas y familiares y amigos de estos.

Y como decía CrossFit es mucho merchandising. Es una marca potente con ingentes beneficios, capaz de colocar su nombre en productos del mejor postor (hoy por hoy Reebok) y de asociarse con otros grandes como Rogue y con la capacidad de esponsorizar a la élite de este deporte.

Pero CrossFit, como marca, deporte y empresa también cumple una labor social, fomentando la vida sana, el deporte, la alimentación saludable. Y metiéndose con grandes multinacionales en las que no creen como refrescos azucarados y últimamente redes sociales.

Toda esta introducción viene porque para que algo sea un estilo de vida debe involucrarte a muchos niveles, y eso nos pasa habitualmente a los que hacemos CrossFit.

Estilo de vida deportivo

Vas a entrenar, más o menos días en semana pero vas. Lo das todo, no te dejas nada dentro, caes exhausto con las manos llenas de magnesio y puede que con alguna herida y la camiseta como recién sacada del fondo de un río. Y pese a eso, vuelves a por más cada día. Es un deporte peculiar, te exige cada depósito de energía, te deja vacío para que vuelvas lleno.

Pero no solo es hacer muchas cosas rápido y hasta caer agotado, es hacerlas bien. Es cumplir esos estándares de los que hablaba. Y cuando no compites, cuando entrenas, tú debes controlar que lo cumples. Tú te juzgas cada minuto del WOD.

Y eso lo exportas también a tu vida diaria, ya que el crossfitero con el tiempo se vuelve más exigente con la forma en la que realiza sus acciones, es consciente de su capacidad de autoexigencia y de que sabiendo que lo puede hacer mejor, hacerlo mal no es una opción. Ir al box también nos enseña que somos capaces de hacer mucho más de lo que pensábamos, cargar más peso, correr más tiempo, o hacer el pino con 40 años…

Estilo de vida en comunidad

Ver a tus compañeros dejarse la piel, sin importar su edad, género, ideología o condición física debería abrirte la mente sobre que en tu día a día estás rodeado de gente capaz. Mucho más capaz de lo que creías, gente con problemas (igual que tú) pero que no se rinde (igual que tú). Y con el tiempo te es más fácil no solo apreciarlo sino apoyar, animar y reconocer todo eso. La comunidad nos hace grandes.

Estilo de vida más allá del deporte

Como decía, CrossFit como marca, se involucra en aspectos más mundanos como la salud, la alimentación, o la aplicación de los movimientos a la vida diaria. Soy tan fan de esos vídeos en un salón de casa en el que alguien hace ejercicios con el palo de una escoba o un par de botellas de agua… porque acercan el deporte al día a día, fuera de los cronos o las competiciones, convirtiéndolo en salud.

Y es que con el tiempo el crossfitero come mejor, aprende, valora la diferencia entre dormir y descansar y no vuelve a agacharse a por unas bolsas sin bloquear la espalda. Al box entramos nosotros, pero cuando salimos el CrossFit se viene en nuestra mochila a casa, e incluso de vacaciones.

Y es que un estilo de vida saludable es difícil de abandonar porque provoca una satisfacción y felicidad interior como pocas cosas lo consiguen. Por eso hablamos de CrossFit con familiares y amigos aunque no lo practiquen, porque es parte de nosotros.

¡Nos vemos en el box!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Titán Fitness SL
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal, excepto a Gmail (Google LLC), proveedor de correo electrónico (acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield), y, en el caso de que lo utilice, a Smartupss.com, servicio de chat online (UE).
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.