¿Cómo mejora la autoestima el CrossFit?

autoestima-crossfit

En el deporte, en el trabajo, y en nuestras relaciones con la familia o los amigos, todos somos nuestros propios jueces. Y somos los más estrictos, crueles y parciales que podamos imaginar. Somos capaces de marcar unas reglas casi imposibles de cumplir, porque en el fondo, el ser humano tiene un carácter autodestructivo. Y por eso es imprescindible trabajar nuestra autoestima. 

El Crossfit y su relación con la autoestima

La autoestima es, según la RAE, la valoración generalmente positiva de uno mismo. Y hay que trabajarla por una palabra de esa definición: “generalmente”. Generalmente somos capaces de ver todo lo bueno que hay en nosotros, pero cualquier atisbo de duda nos empañará esa imagen y recuperarla cuesta bastante.

Pero esto no quiere decir que todo lo hagamos bien y que seamos mejor que cualquier persona que nos crucemos. Hay que tener autocrítica, pero hay que ser un juez justo siempre, y también con nosotros mismos.

Y todo esto nos lleva al CrossFit. Porque si hay un lugar donde trabajamos es en el box. Ahí trabajamos nuestra fuerza, estabilidad, potencia, velocidad, equilibrio, elasticidad, resistencia… y la autoestima.

Y es que aunque no esté entre las diez capacidades que se potencian con este deporte, está más que demostrado que los atletas consiguen mejorar su valoración personal tras un tiempo asistiendo a estas clases. Pero, ¿cómo mejora la autoestima el CrossFit?

1) Creando rutinas

El ser humano es más eficiente y eficaz cuando subdivide tareas, las planifica y las ejecuta. Asistir 2,3,4,… o X veces al box es una tarea más. Por lo tanto si la incluimos en nuestra semana y vamos, conseguiremos esas pequeñas metas que provocarán una mejora de autoestima. Además el CrossFit genera una gran adherencia como deporte, es decir, tiene una escasa tasa de abandono, lo que incita a seguir asistiendo. Como digo, el ser humano es un animal de costumbres.

2) Transferencia de capacidades

Esto que suena algo técnico es en realidad muy sencillo. Con el CrossFit trabajamos movimientos y capacidades que podemos trasladar a nuestra vida diaria y que realizaremos de una forma mejor y más eficiente. Y lo que es más importante, podemos observar esa mejora.

Ejemplos prácticos son la sentadilla para agacharnos, mantener la espalda neutra, recoger objetos pesados usando más las piernas que la espalda (peso muerto) o incluso simplemente tolerar la incomodidad.

La clave es ver, o mejor dicho, ser conscientes de esa mejora. Eso nos hará aumentar nuestra autoestima, visibilizar y medir en el tiempo esa mejora.

3) Puedo hacerlo

Una de las mayores limitaciones que se autoimpone el ser humano viene dada por nuestro cerebro, que para protegerse a él y a nuestro cuerpo, ante una situación desconocida o que suponga un gran esfuerzo recurre a decirnos: No puedes hacer eso.

Si bien, en circunstancias nos ayuda a sobrevivir, en el día a día nos convierte en seres limitados. Nuestra autoestima se potencia superando barreras.

Por eso, trepar una cuerda, levantar X kilos de más, saltar a un cajón más alto o aguantar una serie extra, haciendo caso omiso a esa vocecita en nuestra cabeza, será la clave para ver de lo que somos capaces.

4) Aún puedes

Reestructurando el punto anterior, en el CrossFit no se dominan todos los movimientos nunca. Por lo que la capacidad de aprendizaje también es algo que potenciamos en el box y que mejora enormemente la impresión que tengamos de nosotros.

Hay cantidad de atletas que se sorprenden a sus treintaymuchos o cincuentaypocos haciendo el pino, algo que creían que nunca harían.

autoestima-crossfit

5) Cómodo en la incomodidad

Lo hemos mencionado antes. El ser humano es cómodo, por eso tratamos de crear herramientas y accesorios que nos hagan la vida más fácil, porque la vida no siempre lo es. Y creo que debemos estar preparados para ello.

Correr con un balón de 9 kg al hombro no es fácil, ni extremadamente pesado, pero es increíblemente incómodo. Esa sensación, la incomodidad, nos frustra y en ocasiones nos intenta hacer abandonar esa tarea que estemos realizando.

Por eso cuando nos enfrentemos a algo, nos sea incómodo, nos frustremos y nos tentemos a abandonar, reconoceremos esa sensación y sabremos que podemos superarla. Que cuesta, pero se puede. Y poder, superarse, y avanzar es básico para mejorar nuestra autoestima.

Por todo esto, ir al box es más que entrenar el cuerpo. Es ayudar a nuestra mente, a despejar el estrés, a mejorar nuestra autoestima, a potenciar nuestra capacidad de superación. Y es que es extraño, pero hay gente que aún piensa que el CrossFit solo te cambia por fuera. ¡Nos vemos en el box!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS
Responsable: Titán Fitness SL
Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios
Legitimación: Consentimiento del interesado
Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros, salvo por una obligación legal, excepto a Gmail (Google LLC), proveedor de correo electrónico (acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield), y, en el caso de que lo utilice, a Smartupss.com, servicio de chat online (UE).
Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos aquí.